Elige bien tus flores

Mejor cortar tus flores un día en el que haga sol y calor. De esta forma nos aseguraremos que no queda nada de rocío mañanero en sus hojas. Cada flor tiene  un momento más adecuado para su recogida:

Las rosas, la lavanda y la artemisa se recogen en cuanto florecen.

Las hortensias y la aquiléa al final de la floración que se reconoce por el cambio de color de sus flores.

Las estatices y las prímulas se recogen en plena floración.

Una vez que tengas las flores cortadas, quítales la mayor parte del follaje. Si tienes que dejar la operación de secado por un rato, mejor que pongas las flores en agua tíbia en un lugar fresco y oscuro durante algunas horas.

Un truquito: Para que tus flores aparezcan esponjosas una vez secas utiliza la siguiente receta de la abuela: Pon en un jarrón el equivalente de un vaso con 1/4 de glicerina y 3/4 de agua. Una vez que tus flores han absorbido el preparado, puedes pasar a la fase de secado.